Total Pageviews

Monday, August 31, 2009

FOTOTECA CALBUCANA DE SERGIO VARGAS 002


LA VISITA A CALBUCO DEL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DON CARLOS IBAÑEZ DEL CAMPO.
(Copyright by SERGIO VARGAS)


En 1952 se efectuaron las elecciones presidenciales que reemplazarían al traidor al pueblo, Gonzalez Videla. En aquella oportunidad visitó Calbuco el candidato Don Carlos Ibañez del Campo que fué llevado al poder por un Partido Agrario Laborista, nombre tan populista como decir la UDI hoy en día.
Existen dos testimonios fotográficos conocidos de esta visita. Una foto publicada en el blog del artista visual Sr Arenas donde se ven los mismos personajes que aparecen en la foto de esta página desfilando en el costado poniente de la plaza de Calbuco y la que vemos , tomada en la calle que subía al antiguo hospital.
Ibañez, de abrigo y sombrero, a su derecha D. Milton Bosnich.
Ibañez, ya había estado en Calbuco en 1931, en su primer y malhadado período presidencial.
NOTA: ppmansilla




Monday, August 24, 2009

FOTOTECA CALBUCANA DE SERGIO VARGAS

FOTOTECA CALBUCANA DE SERGIO VARGAS

SERGIO VARGAS ALMONACID, integrante de la Agrupación CUADERNOS DE CAICAEN, ha acopiado desde un largo tiempo a esta parte , una gran cantidad de fotografías de toda época sobre Calbuco y su gente.

Vistas de paisajes, personajes calbucanos, celebraciones, hechos notables, etc., están revelados en la colección iconográfica de Sergio Vargas.

Hombre generoso, ha puesto a disposición nuestra, parte de lo que ha atesorado con mucho esfuerzo. Algunas de estas fotografías han pasado a ser patrimonio colectivo de los calbucanos aunque algunos se han arrogado indebidamente pertenencia sobre ellos.

Nuestros agradecimientos a Sergio y a su generosidad por compartir estas imágenes.

IMAGEN 001.- Da. MARIA GUMERCINDA LLANCAPANI MANSILLA

En los inicios de los años 30 del siglo XX, arribó a Calbuco un comerciante ambulante de géneros (“falte”, lo llamaban hasta la década del 50) proveniente de las tierras del Maule: don Demetrio Fuentes Fuentes. Al parecer por estas latitudes casó con Da. María Llancapani, quién también era comerciante de abarrotes y dulces caseros.

Don Demetrio trajo del norte dos máquinas fotográficas de cajón, con las cuales doña Gumercinda -convertida en fotógrafa- comenzó a retratar el pueblo.

En las fiestas religiosas de las cercanías de Calbuco Da. Gumercinda llevaba su máquina fotográfica para retratar a la gente. Algunas desteñidas fotografías de isleños son de su autoría.

Al morir su esposo, Da Gumercinda casó en segundas nupcias con el vecino de San Rafael D. José Rosas Díaz, quién le sobrevivió.

Don Demetrio Fuentes Fuentes y Da. Gumercinda Llancapani Mansilla reposan en el cementerio de San Rafael, Calbuco.

Autor: SERGIO VARGAS ALMONACID.





POEMAS Y CANCIONES CALBUCANAS

POEMAS Y CANCIONES CALBUCANAS.

La futura historiadora Da. Carla Burdiles Soto, nos ha enviado este hermoso poema sobre Calbuco.

Lo publicamos para ensoñarnos con la patria chica. Ojalá haya cientos de cantores, narradores, pintores, que cuenten a Calbuco, con la fuerza que tiene nuestra identidad isleña, marina, combatiente.


EL VIVIR

Pasan, pasan, los viajeros marinos a las costas de Calbuco

la mar espera con inquietud a los pioneros del marisco y del pescado.

Las olas bañan a los botes como lanchas de los pescadores

contra viento y tempestad el marino prepara su carnada

con la esperanza puesta, que el fruto del mar va estar.


Día a día prepara los utensilios que va a ocupar

revisan el bote donde van a viajar, para dirigirse al pozo sin fondo,

en que se van a emerger, no respetando tiempo como clima.


Al día del zarpe, antes del amanecer se dirigen a su campo aguado,

en la puerta queda la esposa como madre a la vez suspirando

con el alma en un hilo, de la preocupación que tiene

cuando ve desapareciendo como el leve sonido

que hacen sus voces como botas que llevan.


De a poco se van desvaneciendo sus sombras

para dirigirse a lo que le corresponde

con el pacto que ha hecho con la mar.


Días van pasando en la búsqueda del producto

a veces se hace difícil, pero no imposible

en la incesante persecución que tienen en las aguas profundas,

al final llegan a los puertos algunos apenados por lo que traen

otros mas conformes con la extracción,

la esposa con los hijos esperan incesantemente

para su regreso, esperando ver la punta de la lancha o bote,

los pequeños divisan algo

y pegan el grito a la Sra. que su papá estaba llegando,

al momento de ver esto las ansias inquietan a los que están esperando

en ese momento pisan esta tierra, esos precursores del mar.


Las familias abrazan a sus pescadores, aunque les haya ido mal,

pero su victoria era regresar también y lo más anhelado

para la parentela es su regreso,

donde este marino le dice a su vieja “nos fue mal en esto”

y la mujer responde “no importa mañana va ser un día mejor,

solo importa que estés aquí, de alguna manera las arreglamos”,

al escuchar esto el navegante se voltea y mira

a la mar, piensa y le dice a esta dentro de su corazón “así sea

con la colaboración tuya, se podrá”.


De este oficio como sacrificio para algunos es dependiente de lo natural,

nada más que un poco de valor para desafiar a un agente desconocido,

por que nunca se sabe lo que tiene preparado para estos náuticos

fríos como arriesgados en retar la crudeza de este piélago,

inmenso que tenemos, rodea como irriga a nuestra isleta.

Anónimo